My startup has 30 days to live: crónica de una muerte anunciada.

url

Nadie sabe quién es el emprendedor detrás del Tumblr “My startup has 30 days to live”, que empezó a circular este martes por la prensa especializada, pero el misterio provoca que la situación sea bastante más impactante.

Básicamente, este autor anónimo eligió la web para realizar una confesión cruda sobre cómo su proyecto soñado se está cayendo a pedazos, partiendo de la certeza de que en un mes su empresa estará quebrada. Obviamente, no sabemos cuál es su proyecto, pero es un ejemplo que ilustra el destino de la mayoría de startups que están apareciendo día a día.

Demos un paso a atrás por las dudas: ¿qué es exactamente una startup?

Podríamos decir que son las nuevas “puntocom”, es decir pequeños emprendimientos independientes que presentan una gran posibilidad de crecimiento potencial (hoy ya hablamos de MakerBot, que es un buen ejemplo). Tiene que ver con la web, como sus antecesoras, pero también con la innovación en general.  Indie PYMES podríamos decirles.

Generalmente se originan a partir de jóvenes emprendedores con muy buenas ideas que, al conseguir apoyo económico para llevarlas a cabo, renuncian a su laburo y se dedican full time a probar su suerte como CEOs de su flamante pequeña empresa. Es un fenómeno que está muy vinculado también a las aceleradoras y a las incubadoras de proyectos, y también a las plataformas de crowfunding como kickstarter. Pero nuevamente, también es una palabra de moda para nombrar a algo que ya existía desde hace tiempo.

La cuestión es que como en los últimos años hubo una serie de casos de éxito, pareció que cualquier startup era una excelente idea y tenía posibilidades enormes de éxito. Para los grandes inversores, la relación costo / beneficio es excelente: se apuestan uno o dos millones de dólares a una idea creativa, que para alguien con guita es una moneda (retomemos nuevamente el caso del fundador de Amazon apostando por MakerBot), y se espera. Si la idea prospera, el rédito puede ser enorme, y si no, no se hacen mucho drama.

El tema es que los que sí se hacen drama son aquellos que tuvieron la idea. Para ellos, esos dos millones de dólares son más que importantes. Aparece la noción de que su sueño está cumplido mucho antes de que empiecen a implementarlo. Un día eran empleados y al otro eran jefes con sus propias oficinas. Pero si la cosa no camina, ellos terminan en la calle.

De la misma forma que ocurrió con las puntocom, de golpe aparecieron startups por todos lados, y de golpe muchas se empezaron a fundir. Puede ser por la saturación del mercado, puede ser porque en realidad se estaba apostando a una idea que quizás no era tan buena, o no tan comercializable, pero cada vez es más común escuchar las voces que dicen que no todo es color de rosa.

My startup has 30 days to live, es el crudo testimonio de todo esto. Su creador narra cómo paso a paso su sueño se fue desvirtuando, a partir de las ideas de los inversores, de su participación en aceleradoras, de su propia incapacidad para construir un equipo.  Un testimonio bastante amargo, es verdad, pero al cuál se le debe prestar bastante atención.

laptop-disaster

Daniel Franca es comunicador social y nerd profesional. Trabaja en el sector de la educación y las TIC y produce los contenidos para la columna de tecnología en Visión 7, el noticiero de la TV Pública. Desde hace años viene gestando proyectos en la web, vamos a ver si este le funciona.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>